¿Por qué el nuevo etiquetado es una buena estrategia contra la obesidad y la diabetes, según expertos?
16048
post-template-default,single,single-post,postid-16048,single-format-standard,bridge-core-2.2.1,vcwb,ajax_fade,page_not_loaded,,transparent_content,qode-theme-ver-20.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default

¿Por qué el nuevo etiquetado es una buena estrategia contra la obesidad y la diabetes, según expertos?

¿Por qué el nuevo etiquetado es una buena estrategia contra la obesidad y la diabetes, según expertos?

Se ha visto que los más jóvenes son el sector de la población que más ha aprendido de este nuevo sistema de etiquetado con sellos de precaución.

Edith Cárdenas Vargas, especialista en atención a niños con obesidad y diabetes.

Es una realidad, el sobrepeso y la obesidad son dos de los grandes factores de riesgo para desarrollar diabetes. Ahora, es cierto que la aparición de ambos es multifactorial (como motivos genéticos, medioambientales, etc), pero también es verdad que la alimentación tiene un rol importantísimo en su desarrollo. 

Respecto a números en obesidad y sobrepeso, por ejemplo, México ocupa el primer lugar en el mundo en obesidad infantil y el segundo en obesidad en adultos, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef); y no es casualidad, entonces, que ocupe el quinto en cuanto a la prevalencia de diabetes, con cerca de 12 millones de enfermos, según la Federación Internacional de Diabetes.

Por ello resulta tan imprescindible atacar tanto la obesidad como el sobrepeso como una manera, y ello se replica en el mundo, de mejorar enormemente la salud de la población. Y en este sentido, desde octubre del 2020 México ha dado un paso muy celebrado por expertos, y entre ellos organizaciones internacionales como la UNICEF, al implementar el etiquetado de los semáforos de alerta en la comida chatarra.

“El etiquetado recientemente aprobado por México contempla las mejores experiencias internacionales y la evidencia científica más actualizada y relevante, por lo que podría incluso convertirse en un ejemplo para otros países que atraviesan este proceso de lucha contra el sobrepeso y la obesidad,” señaló en su momento Christian Skoog, Representante de UNICEF en México.

El caso de éxito en Chile

En este país el etiquetado del semáforo nutricional que te alerta sobre niveles nocivos de azúcares, calorías, o potasio, por ejemplo, tuvo efectos increíbles en la población.

Como datos, se registró una reducción promedio de 25 por ciento de azúcares y de entre cinco por ciento y 10 por ciento de sodio en las categorías de alimentos estudiadas”, según asegura Carlos Labastida Villegas, coordinador del Programa Universitario de Alimentos de la UNAM.

Ahora, en el caso de los fabricantes, a ver disminuida la demanda de sus productos, también hicieron modificaciones a sus recetes ofreciendo opciones más sanas: “Se registró una reducción promedio de 25 por ciento de azúcares y de entre cinco por ciento y 10 por ciento de sodio en las categorías de alimentos estudiadas”, apunta Carlos Labastida Villegas.

La opinión de más expertos

Para la Organización Mundial de la Salud, el etiquetado de los alimentos es considerada una estrategia efectiva contra la obesidad y el sobrepeso tanto en los niños como en los adultos. La ONU, como apuntábamos, es otro promotor de este tipo de semáforos, y por su parte, especialistas mexicanos como la doctora  Edith Cárdenas Vargas, quien está especializada en niños con diabetes, obesidad y sobrepeso, advierte: “El nuevo etiquetado de productos procesados es una estrategia positiva, en especial para los niños y adolescentes, porque al ser un sistema de sellos sencillo de comprender, podrán crear su propio juicio y decidir si lo consumen o no”. Cárdenas, además afirma que en su experiencia, en las clínicas de obesidad y diabetes infantil han podido comprobar que la mejor manera que los niños puedan controlar sus enfermedades es que los padres y el resto de la familia se involucren de manera activa y modifiquen su alimentación. Y en este sentido, el etiquetado ha probado generar cambios hacia una ingesta de alimentos mucho más sana.