Descubren que las sardinas previenen enormemente la diabetes
16163
post-template-default,single,single-post,postid-16163,single-format-standard,bridge-core-2.2.1,vcwb,ajax_fade,page_not_loaded,,transparent_content,qode-theme-ver-20.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default

Descubren que las sardinas previenen enormemente la diabetes

Descubren que las sardinas previenen enormemente la diabetes

Un nuevo estudio, resultado de una investigación conjunta por parte de la Universidad Oberta de Cataluña, en coordinación con el Instituto IDIBAPS, ha arrojado increíbles números respecto a uno de los mejores prenvensores de la diabetes hasta hoy descubiertos. Se trata de las sardinas, un pescado azul rico en nutrientes como el omega 3, calcio, vitaminas, taurina, etc.

Pero sus efectos preventivos no son cualquiera. De hecho, los resultados asombraron a los científicos, pues la relación de las personas que comieron sardinas, y las cuales disminuyeron los riesgos de contraer dibates 2, fueron altísimos. La investigación incluyó a 152 pacientes mayores de 65 años que ya contaban con prediabetes. Durante el experimento, un grupo de participantes añadieron a su dieta semanal 200 g de sardinas y se les aconsejó que comieran la sardina entera (es decir, con el esqueleto), ya que este tiene también valiosos nutrientes como calcio y vitamina C.

Lo sorprendente, es que el grupo que ingirió sardinas, del 37% que inició la prueba con un riesgo muy alto de contraer diabetes, se redujo a un 8% al final del experimento. En contraparte, del grupo que no consumió sardinas, del 27% que inició la prueba con grandes probabilidades de tener diabetes, el 22% siguió con esta tendencia al final del estudio.

“La sardina es sencilla de encontrar y su consumo no solo es asequible económicamente, sino que es seguro y preventivo ante la diabetes tipo 2. Es un gran descubrimiento científico. Es fácil recomendar sus consumo desde la consulta médica y asumible por parte de la población”, explica la doctora Diana D. Rizollo, líder de este proyecto de investigación.