La invasión de la comida chatarra y la epidemia de la obesidad en México
Los alimentos ultraprocesados y azucarados así como la comida chatarra se asocian a la obesidad y es la causa fundamental de resistencia a la insulina y diabetes.
15041
post-template-default,single,single-post,postid-15041,single-format-standard,bridge-core-2.2.1,vcwb,ajax_fade,page_not_loaded,,transparent_content,qode-theme-ver-20.8,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive,elementor-default

La invasión de la comida chatarra y la epidemia de la obesidad en México

La invasión de la comida chatarra y la epidemia de la obesidad en México

“Las causas de la diabetes tipo 2 o mellitus se esconde detrás de un coctel explosivo de vidas sedentarias y alimentadas a base de comida chatarra y bebidas azucaradas. La obesidad es el odio criminal de la diabetes”. 

David Marcial, periodista.


“De nación campesina, frugal, flaca, pasamos a  ser una población urbana, sedentaria con un nuevo tipo de alimentación”.

Jean Meyer, historiador e investigador del CIDE.

Hoy, en México 7 de cada 10 adultos y 1 de cada 3 niños tienen sobrepeso, pero esto es reciente, pues estas estadísticas las estrenamos apenas hace poco más de un par de décadas. Así como lo lees, antes México no era un país obeso, y por lo tanto, tampoco era un país tan diabético como hoy pues 80% de los casos con diabetes derivan en sobrepeso y obesidad, como advierte Paulina Magaña, investigadora de la organización El Poder del Consumidor. En realidad sufrimos una invasión, pero ¿Invasión de qué? ¿Qué fue lo que cambió?

El proceso de chatarrización del país: el inicio de la epidemia de obesidad y diabetes

El arranque de este desastre comenzó a mediados de los años 70 cuando los productores de alimentos industrializados comenzaron a incluir jarabe de maíz de alta fructosa en sus productos. “El aumento del consumo de jarabe de maíz fue inicialmente a través de los refrescos en los que empezó a usarse como edulcorante, pero ahora existe un consumo masivo en la mayoría de dulces, chocolates, donas, hotcakes, pasteles, cereales, galletas, yogurts (algunos de estos son endulzados con fructosa), jugos y otros alimentos industrializados, que desafortunadamente consumen los niños de México desde sus primeros años de vida”, se apunta en el artículo especializado La diabetes en México: orígenes y soluciones.

Como mostramos en este cuadro presentado por el grupo de especialistas que elaboró el artículo anterior, en la siguiente gráfica se ilustra la impresionante relación entre el creciente consumo de jarabe de maíz de alta fructosa en EU y la prevalencia de diabetes.

Cuando el desastre se aceleró:

A inicios de los años 90, la liberalización del Tratado de Libre Comercio (TLCAN) hizo que la disponibilidad de alimentos chatarra creciera alarmantemente. Según el estudio del Centro para la Investigación de la Globalización: ‘Libre Comercio y la Epidemia de la Comida Basura en México’, este país se ‘chatarrizó’ y ocurrió rápidamente: solo entre 1995 y 2003 la venta de alimentos procesados en el país creció a un nivel de 10.5% al año. En 1999 “las empresas estadounidenses invirtieron 5 mil 300 millones registrados un año antes de la firma del TLC” refirió sobre este estudio la experta en temas de salud Corinna Hawke, investigadora de la Universidad de Londres y directora del Centro para la Política Alimentaria.  

Son más económicos los productos chatarra que los sanos 

Aunado a la alta disponibilidad de chatarra, una deficiente educación nutricional y una vida más sedentaria, la epidemia de obesidad se acentuó por otra lamentable variable: es más caro comer sano que ingerir chatarra- Según un estudio del Overseas Development Institute (ODI), “Sobre todo en las economías emergentes como China, Brasil o México, en los últimos treinta años los precios de los alimentos sanos como las frutas o verduras han aumentado. En contraparte, los costos reales de comida chatarra han disminuido”.  “Cuanto más bajo es el poder de compra del público al que se dirige, más alto es el contenido de grasas, azúcares y aditivos”, apunta el estudio Global Public Health, publicado en el 2012. 

En pocas palabras, la mezcla ha sido explosiva:

El combo pobreza, disponibilidad y bajos precios de la comida chatarra, pareciera culminar con la epidemia de obesidad que ahora vivimos; el libre mercado que nos ha infestado de este tipo de alimentos, la vida sedentaria y la precarización de los alimentos sanos han hecho que este infame mix nos lleve a ser uno de los países más obesos del mundo y con mayor número de casos de diabetes.